Piedra Opalina

Piedra Opalina

La opalina es un cristal especial que lleva un brillo místico y energía transformadora. Se identifican popularmente por su aspecto sigiloso, emitiendo una gama de colores en su superficie según el ángulo de observación.

Debido a su mágico don de irradiar conjuntos de luces, se utilizan tanto en energizadores ambientales como en la producción de accesorios esotéricos.

Esta poderosa piedra energética es conocida por exhalar vibraciones positivas y espirituales, alejando energías pesadas y negativas.

La opalina refuerza el éxito mediante una acción vigorizante y la concentración de fuerzas para la realización personal.

Origen de la piedra

Este cristal especial, llamado opalina, no es una piedra que se encuentre en minas y garimpos. Curiosamente, esta deslumbrante y energizante piedra es obra del hombre. ¡Eso es!

Su composición es un cruce entre dos piedras naturales, conocidas como dolomita y ópalo. Dada su producción entre piedras tan nobles, la opalina lleva consigo vibraciones beneficiosas y energías ricas y armoniosas.

La piedra de ópalo también se llama “piedra lunar”. Apareció en 1840, en una fábrica de cristal situada en Francia.

Inicialmente, la piedra lunar fue considerada un error en la fabricación de mezclas. Esto se debió al compuesto de arenas destinadas a la producción de masa cristalina. Durante el proceso mencionado, la pieza presentó un resultado inesperado y accidental: una descomposición de color, ligeramente turbia y muy vibrante.

Este espléndido y brillante resultado refirió los regalos a la popular piedra de ópalo. De esta impresión surgió la variación del nombre de la piedra, característicamente llamada “opalina”.

La baja incidencia de la piedra lunar en las minas y garimpos hizo necesaria la síntesis en laboratorio.

En otras palabras, la magnífica piedra comenzó a ser reproducida en el laboratorio, emulando las ricas características del ópalo.

Opalina: ¿qué significa ese nombre?

Como se ha explicado anteriormente, la opalina fue nombrada como una derivación del ópalo después de que se observaran sus similitudes.

Hoy en día, el nombre “ópalo” se refiere a su forma vitral, opaca y nebulosa. En su país de origen, Francia, el nombre está ligado a varias líneas de vidrio. Contrariamente a lo que se cree, el nombre no está necesariamente ligado a la antigua coloración de los cristales y semicristales.

La creencia de que ópalo u opalina significa “cristal antiguo” en francés no es correcta. Un ejemplo de esto se puede encontrar en el comercio de piedra francés.

Es posible encontrar obsidianas de vidrio americanas que se venden bajo el nombre en clave de “opalina”. Esto se debe a que el nombre se limita a la sombra oscilante del vidrio, sin especificar su contenido, edad u origen.

Características de la piedra lunar

Si alguna vez has tenido una opalina en la mano, sabes que se ve poco diferente de la que se presenta en las piedras tradicionales. Es decir, puedes identificar en la opalina la misma apariencia brillante y dura al tacto.

Aunque son sintéticas, las piedras lunares son lo que su nombre sugiere: piedras convencionales, compuestas de minerales naturales combinados con aditivos artificiales.

El resultado de este arreglo es una piedra de extrema resistencia, homogénea y perfecta para el corte de joyas. Una vez cortado, puede ser usado para ensamblar collares, anillos, pendientes, colgantes y más.

Esta alternativa sintética tiene un impacto ambiental significativo, ya que reduce el volumen de extracción de piedra natural. Es importante señalar que las joyas sintéticas no pierden nada de lo que se encuentra en la naturaleza, es decir, en las minas y los garimpos. Sus cualidades químicas y físicas reproducen, en el laboratorio, las que se encuentran en sus homólogos naturales.

La poderosa energía de la piedra lunar

Pero no sólo se forman compuestos químicos y físicos opalinos. La piedra también tiene propiedades místicas para aquellos que creen en sus vibraciones y energías.

Así se observa que su naturaleza resplandeciente y sus virtudes mágicas poseen el poder de calmar los estados de ánimo y las emociones.

A su vez, sus colores y reflejos, que oscilan según el ángulo, son canales que fortalecen y activan la creatividad.

Su influencia en el lado espiritual no se deja de lado. La piedra lunar lleva consigo la capacidad de despertar sentimientos profundos y pensamientos elevados en todos los seres que entran en contacto con ella.

Para ello, hay que estar abierto y receptivo para captar y experimentar sus efectos energéticos.

Esoterismo, energización y limpieza

¿Cómo abrirse y hacerse receptivo a las propiedades energizantes y de limpieza espiritual presentes en esta piedra esotérica? No hay una forma única de conectar con la naturaleza de la pieza, sino modos únicos que funcionan o no para cada ser.

Un ritual correcto y ampliamente utilizado para el contacto y la purificación de las energías se lleva a cabo a través de los siguientes pasos:

  • En agua corriente, lava tu opalina con la ayuda de sal marina;
  • Para evitar rayar la superficie de la piedra, frotar suavemente y sin prisa;
  • Para que la piedra recargue las energías que se emitirán, déjala descansar bajo el primer sol de la mañana;
  • Debido a su sensibilidad a la luz y al calor intenso, no exponga la piedra al sol durante más de treinta minutos;
  • Para promover el equilibrio en tus polos espirituales, muestra tu opalina a la luz de la luna durante un promedio de cuatro horas.

Efectos benéficos de la piedra lunar

La piedra opalina está orientada hacia las fuerzas femeninas, hormonales y afectivas del universo. Promueve el equilibrio de las hormonas, desarrollando beneficiosamente los campos fértiles y sexuales.

La armonización hormonal que proporciona la opalina aumenta la fertilidad y libera un mayor apetito por la vida.

La piedra lunar también actúa en los campos románticos, promoviendo la atracción, reconciliando parejas y difundiendo buenos sentimientos.

Las mujeres se benefician enormemente de esta piedra, que inspira el lado sensual y fértil de la naturaleza femenina. Un ejemplo de esto son las mujeres indias, que se pegan opalina en sus ropas para atraer la salud y el equilibrio del alma.

El uso de la opalina en la vida cotidiana es un benefactor espiritual. Su introducción en la vida cotidiana promete aprovechar el magnetismo personal, despertar la espiritualidad y expulsar las energías pesadas y negativas.

La opalina puede ser usada como amuleto de buena suerte en joyería o para decorar ambientes. Su aura mística servirá como un imán para buenas vibraciones y un emisor de energía positiva.

Relacionados

Comparte con otros:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *